Suda La Lengua — Suda La Lengua

Sudar es un acto animal sumamente mamífero. Es un líquido que expele el cuerpo cuando algo arde en el ambiente o cuando algo se agita dentro o cuando la intensidad de algún público fija un nerviosismo acuoso que inunda frente, manos y culos. Sudamos cuando cogemos, en febrero cuando nos damos una ducha, sudamos también. Las gotas del sudor son las lágrimas que redimen el cuerpo que es la voz verdadera del espíritu. Aunque de esto no estamos seguros. Hay que sudar para todo. Para trabajar seis, siete, ocho, nueve, diez y once horas diarias. Se suda ante los jefes neuróticos que quieren ventas. Se suda porque llega la hora de pagar las deudas y la tarjeta está que explota. Pocos son los afortunados que pueden vivir sin este sudor, acaso el peor de todos. Ese sudor, la consecuencia rutinaria de este rombo a veces absurdo que tenemos por vida.