Poesía: Sofía Vaisman Maturana

.

.24 – IX

Locura
es ese umbral que queda entremedio de mis pestañas
cuando cierro los ojos a mediodía

.

.Infidelidad

ese viento viene del sur
yo la busqué con la mirada y lo supe,

no debería llover en estas fechas.

.

.29-x

Helarse los pies con la brisa
estar descalza de toda preocupación.

Soy avispa de ciudad
fumo con ansias
alcohol a media noche
o en cualquier situación

letras concisas
pero escritas sobre la tierra desesperadamente

amontono cachureos inservibles
ando senil
ya nadie me llama por mi nombre.

 

.El glamour se pierde

No sé por qué te escribo
(ahora reviso los duraznos antes de comerlos).
La noche es un escenario vacío
y escucho los regadores mal puestos
riegan la vereda, hay que esquivarlos.

Justo ahora que hay sequía.

No sé por qué te escribo
algo así como una carta,
estamos juntas
no creo que te interese,
ya no genero el mismo efecto en ti
no creas que no lo noto.

Pienso en ti
un recinto oscuro nos alberga

como esa fiesta que fuimos
los parlantes metiéndose en los cuerpos
la gente, sus maniobras
hacías espacio para mí,
recién nos conocíamos.
Botaste el vaso de mis manos
el vidrio roto lo pateé lejos
dijiste que fui yo
recién nos conocíamos
el recinto oscuro no me deja mirarte a los ojos.

No sé por qué te escribo
me siento en un borde
los pilares me esquivan
los regadores, se callaron ya
la hora pasa rápido.

Como una niña con la cara oculta entre los brazos
no sé por qué te escribo.

.

.Súplica al Dios que nunca se alzó

Señor mío, Dios mío
solo te pido que cuides mi alma y mi corazón
que están en sus manos

cuídala a ella, Señor
que tiene mi alma en su cuerpo
protégenos Señor, de mis miradas perdidas
y el aire que queda en mi pecho hueco

Señor mío, Dios mío
no tengo miedo a sufrir
sé que voy a sufrir pero que sea por ausencia y no por maldad Señor mío
te lo suplico, que sea por ausencia y no por maldad.

Dios mío, Señor mío
solo tú sabes cuánto la amo
solo tú lo sabes, Señor
cuídame y protégeme de todo mal
solo tú sabes cuánto la amo
cuídala y protégela, Señor
todo lo demás es en vano
solo tú sabes cuánto la amo
sálvame y protégeme, Señor
que veo mi corazón despedazado

Álzate Dios mío contra los que me acechan
álzate Dios de Israel
solo tú sabes cuánto la amo
todo lo demás es en vano.

Comenta con Facebook

More from Sofia Vaisman Maturana