Poesía ecuatoriana: 3 poemas de Ernesto Carrión

imagen de portada

.

.

Diez poetas del Ecuador – Selección por Karo Castro.


.
.
La palabra esencial, para entenderse y hacerse posesión más común de todos, debe hacerse común.

 

Hacerme casa en otro. Con otro, junto a él menos huérfano,

cubrirme de chorreantes estrellas sobre un cuerpo inmenso

que, de tramo a tramo, ve cadáveres. Un verso sobrevivirá a

esta ilusión mía de respirar de memoria, relinchando en la

yema de los dedos.

 

Hacerme casa en otro, armarme de valor, domesticar el tajo

en un tramo de papel. Repetir en otro mis gestos humanos,

mi horizonte quemado por las frases que no existen, mi con-

fusión amarilla de arañar el espacio en cualquier lengua.

 

Hacerme casa en otro. Vivir en otro. Ser Yo en Otro. Y ser

otros conmigo. Hacerme lugar común, al pie de la letra.

.

.

 

La máquina que chilla los poemas

 

 

Mi madre era un pez.

             FAULKNER

 

 

Ir hacia la madre es volver del pecado. Perder lo sagrado, sangrando el puño. Mordiendo letras con el cuerpo arrinconado por la pena de ser algo inevitable que indica música, hace música, pero que llora y al mismo tiempo es culpable de todo. Yo, fui culpable de todo, soy culpable de todo, de la música, del llanto, de la droga y del pez. Hice, hago esqueletos de semen amarillo, desperdicio la vida en un fragmento de hoja, caigo y me levanto en cualquier momento. Vuelvo del pecado para entrar en la vida. Duermo como una foca sagrada, entre mis hijos, para entrar en la muerte. Soy

carrion1

 

la máquina que chilla los poemas, y el errado que pide un nuevo error. Hacia noches ancestrales y licores salvajes. Bajo lágrimas desquiciadas rodando por mejillas raspadas por el rímel y el ardor enfurecido de una luna amordazada como un viejo astronauta en su hueco de nieve. Pido, lloro, llanto exijo, devuelvo sudor y semen amarillo y torno derrotado al rincón de mi arte. Mi arte, parecería ser, es sólo un tronco inflado en un cementerio donde siempre desaparecen las flores. Mi arte, más que un arte, es una degradación de mí mismo frente a mi arte. Es, mi arte sin yo serlo, mi único retazo de persona. La pudrición del pez sobre una mesa arreglada por los otros. Soy

carrion2

la vuelta del pecado eyaculado para no durar. Su vulva misteriosa, llena de ojos. El asno del instinto apilando sus poemas bajo mi cama. Abriendo mundo. Haciendo sangre en los rincones de un buen hogar. Hallando excusa, en un día cualquiera, para asesinar mi paz de pájaro-algodón, mi traje de señor, mi piel de madre. Tecleando muelas sobre cadáveres que ya no existen. Sentado como un gordo árbol sobre mi falo que lanza falsamente, y en nombre de la muerte, un jonrón de versos. Soy

carrion3

la máquina que chilla los poemas contra el pie que avanza con firmeza sobre un mundo armado con labios derrotados que besan anos. El crimen de un país que humilla a sus artistas con la pobreza. El crimen de un país que obliga a sus artistas a ser burócratas y comerciantes. El crimen de un país que humilla con su canon. La peste de las páginas en blanco que no escribiré jamás. La excusa de un deterioro mental que presume de su deterioro como una niña presume de su nuevo cepillo. Soy

carrion4

la máquina que chilla los poemas. La sombra compartida y su brazo quebrado. El pecado que odia la verdad y que odia el pecado. Los labios derrotados en el revés de estas manos y rasgos accidentados haciendo sonidos raros con un cuerpo perdido. Nada de lo que escribo que podrá salvarme. Cualquier tontería que escriba que podrá salvarme. Soy

carrion5

billy reapareciendo en el ojo enemigo • William H. Bonney limpiando su puñal sobre la curvatura crespa de su lengua. Monsieur Monstruo lleno de nudos y ruido: hacia un fondo de huesos: despeñándose. El Jugador de béisbol contemplando por la noche su uniforme colgando en el armario como el fantasma congelado de su propia manada. Soy

carrion6

un hombre sin manada: un mundo en guerra. La máquina que chilla los poemas y el palo quebrado. La claridad de un pez que se hace fuego, desde el principio de la vida, al interior de su madre.

                              DÉCIMO PLANO REDUCIDO DEL CIELO

[Vista de un lagarto construido con palitos de helado]

Una persona se levanta y mira a su persona arreglando el cuarto, lavándose la cara, limpiando sus colmillos y yendo a buscar personas. Una persona tropieza con personas que ha conocido a lo largo de su viaje por el manglar del tiempo, sobre los pantanos de Florida, a través de las pantallas de alambres invisibles. Abraza a una persona, esta persona, y le habla mirando a sus ojos vacíos sobre el sonido que hacen los burros cerca de los carteles de la publicidad en el campo (se trata de una persona que enloquece al lado de personas y lejos de personas, como toda persona). Una persona atenta a otra persona saca de su bolsillo un caramelo, un disfraz, y se lo ofrece. Una persona personalísima, lo que quiere decir: un cielo. Una persona que se resiste pero que accede a la conveniencia de comprar detergente para limpiar las ventanas de su oficina para observar desde lo alto a otras personas. Una persona que deduce que el cielo está dentro de otra persona personalísima como ella. Una persona, rodeada de personas, que es una persona (¿cómo es posible esto?). Una persona que se ramifica en segundos, minutos, horas, meses y montañas de labores. Una persona que arroja su disfraz al esqueleto como quien arroja su persona al esqueleto. Una persona en el proceso del pensamiento y del color hablando todo el día sobre otras personas a otras personas. El tercer ojo construido como bóveda materna. Una persona que al lavarse la cara siente a otra persona y se disculpa.

.

.

Ernesto Carrión

(Guayaquil, 1977), poeta, novelista y ensayista.

carrionperfilHa recibido los siguientes reconocimientos: Premio César Dávila Andrade (2002), Premio Latinoamericano de Poesía del Festival de Medellín (2007), Premio Jorge Carrera Andrade (2008), Beca para creadores de Iberoamérica y Haití en México (2009), Accésit Premio Hispanoamericano de Poesía Festival de la Lira (2011), Premio Jorge Carrera Andrade (2013), Finalista del Premio Casa de las Américas de Poesía (2013), Finalista del Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma (2014), Premio Pichincha de Poesía (2015), Premio I Bienal Nacional de Literatura Universidad Católica (2015), Mención de honor del Concurso de Novela Corta Miguel Donoso Pareja (2015), Mención de honor del Premio La Linares de Novela Breve (2015), Premio Nacional de Literatura Miguel Riofrío de Novela (2016), Finalista del Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador (2017) y Premio Literario Casa de las Américas de Novela (2017).

Autor del tratado lírico «ø», compuesto por trece poemarios, repartidos en tres tomos. I. La muerte de Caín (en el nombre del hijo): El libro de la desobediencia, Carni vale, Labor del Extraviado y La bestia vencida. II. Los duelos de una cabeza sin mundo (en el nombre del padre): Fundación de la niebla, Demonia factory, Monsieur Monstruo, Los diarios sumergidos de Calibán y Viaje de gorilas. III. 18 Scorpii: abiogénesis (en el nombre del hijo): El Cielo cero, Novela de dios, Verbo [bordado original] y Manual de ruido.

Como narrador ha escrito las siguientes obras: Cementerio en la luna, Un hombre futuro, Cursos de francés, Incendiamos las yeguas en la madrugada, Tríptico de una ciudad y Ciudad Pretexto, estas dos últimas forman parte de su proyecto narrativo Triángulo Fúser, del que aún está inédita su tercera parte.

.

.


.

Imagen de portada: Fille Née sans Mère 1916-18 - Francis Picabia

Comenta con Facebook

Karo Castro

Santiago, Chile (1982) Poeta, Psicopedagoga Licenciada en Educación Ha publicado Mujer Gallina, Ediciones Balmaceda, 2016, Inclinación al Deseo y al Caos gracias al Premio Mustakies Jóvenes talentos 2002 . Con su proyecto La Mujer Gallina, texto dedicado a Corina Lemunao, ganó el Poetry Slam Goethe Institute Chile 2015. Realiza su trabajo mediante intervenciones y performance. Ha sido publicada en revistas y antologías nacionales e internacionales , así también ha participado en diversos a festivales y encuentros poéticos nacionales e internacionales. Recibió la beca de creación literaria por el consejo nacional de la cultura y las artes 2016. Mención Honrosa categoría Poesía, en los juegos florales Gabriela mistral, Municipalidad de Santiago 2016.

Comments are closed.