Poesía ecuatoriana: 3 poemas de Aleyda Quevedo Rojas

discesa-salita21-720x504

.

.

SELECCIÓN DE DIEZ POETAS DEL ECUADOR

Llegar al punto cero, borrarse el lenguaje a cuestas, caminar como quien no sabe que va a encontrar o encontrarse, al despertar, en una nueva ciudad, en un país desconocido. Esa fue la invitación del poeta Augusto Rodríguez a participar del X Festival de Poesía Ileana Espinel Cedeño, en la ciudad de Guayaquil, declarado festival emblemático del Ecuador, por el ministerio de cultura. Reunió en una semana intensa a cerca de 30 poetas de diversas partes del mundo, desatando la locura en la ciudad, los vi transitar de noche, leyendo sus poemas en anfiteatros, universidades y bares, dispuestos a secar el malecón. También me aventuré en Quito, allí me reuní con un grupo de poetas jóvenes sugeridos por amigos de Santiago (Rene Silva, Iris Kiya) quienes me invitaron a una lectura de poesía, en la bohemia quiteña, pasando de la poesía al jazz, para terminar la noche en miradores iluminados, abrazados a la energía intensa de una ciudad custodiada por volcanes. En una de esas descargas energéticas que acerca a los poetas fue que conocí, a los poetas Agustín Gambo, Andrés Herman, Gaby Ruiz, Aleyda Quevedo y Jennie Carrasco, (quien amablemente me alojó en su casa) también me hablaron del poeta Ernesto Carrión a quien pude leer posteriormente.

Sin duda algo se mueve en los andes, algunas fuerzas tienen estos territorios volcánicos, que nos hacen conectarnos con la profundidad de las palabras.

En este transitar más allá de las fronteras andinas, volví al sur, para caminar esta vez, por el mar pacífico, desde otro oleaje, me conecté con nuevos vientos cálidos, con territorios tropicales, al ritmo de una hamaca y una cerveza pude leer los libros intercambiados ,nuevas voces, huellas poéticas que me conducirían a esta muestra, que reúne a diez poetas, de diversas generaciones, desde Quito a Guayaquil, acercando así la poesía latinoamericana y derribar las líneas imaginarias que nos dividen.

Karo Castro

 


 

.

.

El amor y su exigencia.

Esa llama que me quemó, arrastró y hundió.

Ni navajas, ni besos, ni cuerpos.

Ni el aleteo de la fe en forma de religión.

Ni el palpitante viento con sus dilemas.

Nada me sostuvo hasta llegar a este momento.

Solo tú, poesía, haces que valga la pena

seguir a la intemperie de la vida,

en el reluciente filo de la navaja.

 

 

VORTEX

El movimiento del cuerpo y la inmovilidad del alma conteniendo mi existencia. Remolinos subterráneos y sanguíneos. Me arrojan al vortex que es la intemperie del amor. Hasta que sea tu deseo estar aquí entre el movimiento y la inmovilidad de mi amor. Hasta que sea tu deseo enlazarte al ritmo de mis piernas que corren hacia el verde lago de olas suaves. Torbellino interior de lo que parece un jadeo. El amor contigo es abrazar los abismos del mar sulfato, bromuro, sodio y flúor. Y pacientemente perderse entre la sangre y las cavernas genuinamente íntimas del torbellino.

 

 

DIJERON

Soportar es todo. El cielo vacío que te otorga la quietud imprecisa. El movimiento íntimo del mar en calma. Las corrientes frías masajeando las piernas. Los mordiscos de algunos peces que te alertan sobre el poema cuando requiere atmósfera de silencio. Dominar la rutina de la noche y su tejido. Dijeron que no podía llegar hasta aquí. Que nunca lo lograría. Quietud interna flotando desde el silencio interior. Dijeron que no lograría hacer el poema. Entregarme en el poema, pero aquí estoy, respirando palabras y proverbios bajo el agua. Soportar es todo hasta escribir dentro del agua, desde el desgarramiento, solo para sentir que eres más agua.

.

.

.

 

Aleyda Quevedo Rojas.

aleydaquevedorojas

Foto por Anais Madrid

(Quito, Ecuador, 1972), poeta, periodista, ensayista literaria y gestora cultural. Ha publicado: ‘Cambio en los climas del corazón’ (1989, Quito), ‘La actitud del fuego’ (1994, Lima), ‘Algunas rosas verdes’ (1996, Quito y 2016, Guayaquil), ‘Espacio vacío’ (2001, Quito y 2008, Caracas), ‘Soy mi cuerpo’ (2006, Quito y 2016, Quito), ‘Dos encendidos’ (2008, Caracas y 2010, Quito), ‘La otra, la misma de Dios’ (2011), ‘Jardín de dagas’ (2014, México, 2016, Toulon, edición castellano-francés, 2017, La Habana); y las antologías de su poesía: Música Oscura, 2004, Almería, Andalucía; Amanecer de Fiebre, 2011, Guayaquil; El cielo de mi cuerpo, 2014, La Habana, Cuba; y su Poesía Reunida bajo el título: Cierta manera de la luz sobre el cuerpo, agosto 2017, Colección Letras Claves de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Premio Nacional de Poesía “Jorge Carrera Andrade”. Ha representado a su país en los más importantes encuentros, ferias de libro y festivales internacionales de escritores en Canadá, España, México, Argentina, Colombia, Nicaragua, Puerto Rico, Perú, República Dominicana, Venezuela, Francia, Cuba, Chile, Brasil y Uruguay. Es coordinadora editorial del sello independiente Ediciones de la Línea Imaginaria. Está traducida al francés, inglés, hebreo, portugués, sueco e italiano. Ha sido curadora de importantes antologías de poesía: 13 poetas ecuatorianos nacidos en los 70, 2008, Venezuela; De la ligereza o velocidad que también es perfume, 2012, Cuba; La música y el Cuerpo, 50 poemas de Eduardo Chirinos, 2015; Corazón Insular en Mitad del Mundo, 30 poetas cubanos nacidos a partir de 1960 hasta 1985, en coautoría con el escritor Jesús David Curbelo, noviembre, 2016, Ruido Blanco, Ecuador. Es colaboradora de la revista digital de artes y literatura Vallejo&Company.

 


Imagen de portada: Intersuperficie curva dall`azurro (1967)
Paolo Scheggi

.

.

Comenta con Facebook

Karo Castro

Santiago, Chile (1982) Poeta, Psicopedagoga Licenciada en Educación Ha publicado Mujer Gallina, Ediciones Balmaceda, 2016, Inclinación al Deseo y al Caos gracias al Premio Mustakies Jóvenes talentos 2002 . Con su proyecto La Mujer Gallina, texto dedicado a Corina Lemunao, ganó el Poetry Slam Goethe Institute Chile 2015. Realiza su trabajo mediante intervenciones y performance. Ha sido publicada en revistas y antologías nacionales e internacionales , así también ha participado en diversos a festivales y encuentros poéticos nacionales e internacionales. Recibió la beca de creación literaria por el consejo nacional de la cultura y las artes 2016. Mención Honrosa categoría Poesía, en los juegos florales Gabriela mistral, Municipalidad de Santiago 2016.

Comments are closed.