Historieta: La Astronauta Ilustrada – CAP 9

43

.

.

.

Capítulos anteriores:

123456 – 7 – 8

 

 

.

.


 

.

..

La Astronauta ilustrada

Hace unos años, caminando por Buenos Aires, encontré unos cuadernos escolares tirados en la vereda. Pertenecían a una niña llamada María Victoria Romano, de 7 años. Por entonces yo andaba con la idea de adaptar a la historieta el cuento Caleidoscopio, de Ray Bradbury, que forma parte del libro El Hombre Ilustrado. El relato es sobre un grupo de astronautas que queda flotando a la deriva después de un accidente. Mientras se alejan unos de otros se comunican por radio hasta donde pueden, y reflexionan sobre la vida y la muerte. Así que utilicé los cuadernos como soporte para mi adaptación. Cambié los personajes masculinos por otros femeninos, y les puse nombres de mujeres que en ese momento me rodeaban; mi pareja, amigas y familiares. Bauticé a la protagonista, eso sí, como María Victoria (la autora de los cuadernos). También reemplacé el nombre de la agencia espacial de Bradbury -Rocket Company- por Ignifuga S.A., una tienda de ropa de seguridad que me sirvió de modelo para el diseño de los trajes. De entre todas, María es la única que cae hacia la Tierra y su único deseo es servir para algo antes de morir. En este sentido podríamos establecer un paralelo entre los cuadernos abandonados y los astronautas flotando a la deriva. Ambas figuras parecen compartir aquel deseo; servir para algo incluso estando abandonadas. Son figuras complejas. Entonces mis astronautas no flotan en el vacío sino en el espacio ilustrado de la pedagogía; la bitácora de vuelo de una niña de 7 años que se reinventa como persona-personaje. Diría que esta historieta -como de costumbre- me involucró intensamente en varios aspectos. Pero tal vez represente mejor que otras el espíritu de mi trabajo cuando aplico en el cómic categorías de la plástica. En este caso, apropiándome de un material encontrado, intentando ampliar sus límites estéticos y conceptuales.

Jorge  Quien

.

.

.

Comenta con Facebook

Buenos Aires 1970. Maquinista visual, estudió Comunicación Visual en el Instituto ARCOS y Bellas Artes en la Universidad ARCIS de Smog City. Ha participado en diversas exposiciones y obtenido becas en Latinoamérica, EEUU y Europa. En Argentina publicó los libros de historieta Humanillo (La Pinta, 2010) y Planetoide (Llanto de Mudo, 2013). En Chile publicó Nada se Pierde con Vivir (Das Kapital, 2013), Anoche (Chancacazo, 2014) y Los Sofistas (Ril Editores). Vive y trabaja en la Ciudad de la Furia.

Comments are closed.