Tres poemas de Funiku

.

.

Satánico 666

.
.
Recuerdo cuando entré al baño y estabas tú, con los ojos cerrados, apunto de abrirlos, bailando enfrente del espejo y actuando como eskizofrénico. No te avergonzó ke te viera y a mi sí, pero me tomaste de la mano y ambos fingimos ser bonitos en el reflejo del vidrio, hasta ke terminamos haciendo el amor encima del guater. Sí, ese día hicimos el amor. Recuerdo cuando me confesaste ke después de cortarte las uñas de las patas te las comiai, ke también te gustaban los cueros duros de la orilla porke era mas crujientes. Erai un askeroso culiao. Recuerdo cuando nos bañábamos juntxs y no te gustaba ke te mirara la raja cuando te agachabai, ke vo no erai maricon me deciai. Recuerdo ke una vez no keriai recibir más besos míos y me escupiste un gargajo en la boca, me dio tanta rabia ke hicierai esa wea, ke agarre todos mis trapos viejos y me fui de tu casa, me seguiste hasta el paradero con la escoba en la mano, me dijiste ke si me iba kebrariai todos los vidrios de la micro con la escoba, no me pude ir po y cuando te calmaste nos fumamo un porro en la plaza k nos dejo con tanto sueño k al final nos fuimos caminando hasta san pablo cn neptuno pa ir al centro a hacer alguna wea pa olvidarlo todo. Recuerdo cuando llegaste too cocio a mi casa, gritándole a mi mama, pegándote azotazos en la cabeza sobre la puerta, amenazando al ex paco de alao con el balón de gas k le habiai robao, todo pa k volviera yo a tu casa, a dormir a puro salto con vo, satánico enfermo, si no hubiera sio por el vecino culiao k en la eskina vende pito y k te pegó el balazo, en vola habría cedido a volver contigo pala casa…
.
.
.
.

AHORA O NUNCA

..

.

.

Eres como la pasta base: todo me hace extrañarte y odiarte por hacerme daño, vomito. Me duele la guata caleta, lo admito, y aunke mis entraña te llaman a grito, me carcome el intestino desearte, auxilio. Mis ganas cotidianas de fumar fumar fumar fumar fumarte es como una tortura en la cárcel de la angustia donde me extorsionan con describir tu forma, ilegalidad y procedencia. Finalmente en esta celda logro distinguir tus facciones y puntos mas débiles.

Eri como la pasta base, me sigue este dolor culiao, me acuesto e intento olvidar esta angustia, me acuesto y pienso ke la necesidad es absurda, ke absurdo es kerer una wea ke te hace cagar el organismo.
Ahora alfin, estoy friéndome en tu pipa caliente, estoy kemándome en tu antena, la ke rompe mis vértices, me rearmo, me endurezco resistiendo en una piel de mármol y mi cuerpo al final desfallece en una sonora frecuencia intestinal y baja, esta bajando lentamente y pienso en como me carcome del cerebro hasta la pelvis, es una violación a mis ideales y sueños ke se desvanecen, hasta tocar mi lugar prohibido, más sensible, lo más oscuro y excitante. Sin embargo, intento recordate, autoflagelarme y con ello me muerdo la lengua y finjo tu existencia polvorienta, seca, amarilla, rosa, brillante, opaca, negra, ceniza, pipa sagrada, enaltecida, como un plástico indómito, indomable es este deseo. Pipa bruja de pobla infestuosa, mi cuerpo es Chernovil, Santiago, Temuco, Chiloe y Nagasaki; brazos y extremidades repartidas por todas partes, hasta llegar al codo, lo más piante; lleno de las sobras de las sobras: ¿Ké weaaaa dime dónde esta la roca ke hará parar esta confusión, lanzarla, fumarla o pegarme en el pecho, esta individualidad colectivista, este askeroso deseo de la cobra, de las sobras, de las sobras de la energía artificial? Como la pasta soy vo, lo más sintético, síntesis de todo, lo más corroído y tóxico, demacrado, carroña. ¿Donde esta dios, tu dios, tu patria, tu ley, tu orden culiá? Llévate tu salvación capitalista bastarda, nacida de un jesus guacho ke no sale de unas posibles páginas marchitas, ke no sale de una oferta en el remate de basura material, ke no sale de un laburo estable para demacrarme más lento ¿ Y vo ke mirai? si tay igual ke yo noma con mi vicio, lleno de rutina y plata en tu wea de cabeza.
.
.
.
.

Diabla

.
.
No me hago na la weona y paso, pido permiso,
y si te choreo el teléfono y no cachai,
igual te recojo los audifono del piso.
Pobre viejo curao ke apena se puede las patas,
lorea el cabro chico como se rasca la guata,
ke wea culiao si no tengo na plataa,
aguja con lo paco k tan tapao en garrapata.
Te mirai por el espejo en la ventana de la micro?
o te gusta mirar a las putas como a lo taxista le chupan el piko?
no pasai piola cabro culiao, mirai y te haci añiko.
Te pido la hora mentira, kiero tu wea de telefonoo,
te sigo con la mirada por la ventana y caminai a lo malevoloo,
Te pido la hora mentira, kiero tu wea de teléfono ridículo culiao.
Ahora sii loreaa,
comparte waifai y si te hagachai la chupai
comparte waifai y si te agachai la chupai poo
Cuidao con la vieja pituca ke maneja y viene hablando por su aifon,
ten cuidao voo, aunke te tapi de la lluvia con nailon,
“Me gusta cuando callas porke estas como ausente”
dijo el sapo chuchetumare pake nunca te sintai presentee.
Ahora si, lorea
En tu plato de comida esta el diablo,
cuando prendi la tele ta el diablo,
no creai ke le doi color con lo satánico,
escucha bien, estamo too entrando en pánico,
en tu ropa de marca esta el diablo,
en pionono y la pasta base ta el diablo,
no creai ke le doi color con lo satánico,
tai vio de la wea y te haci el apático.
Dicen por ahi,
aguarda bien la bip,
ke si pagai keai free,
no meta la mano ahi…
Me saco la chucha traajando
igual el sueldo a la guatona le toi pagando.
Entro al supermercao sin niuno y no kiero comprar,
salgo con una palta y no pane en la guata,
mi afan no es choriar es recuperar.
Se suben lo sapo de amarillo y vo pediste permiso?
cualkier día si me encuentro un pase te aviso.
.
.
.
.

Imagen de portada:
Skull
Basquiat (SAMO)
.
.
.
.

Comenta con Facebook

Tags from the story
, ,
Written By
More from Funiku