Reseña: Selección sudamericana por la muerte.

Un libro para espíritus libres

El pasado 22 de junio de 2016 en la ciudad de Bueno Aires, Daniel Zelko, poeta argentino dio a conocer su nueva obra, una selección de poemas titulada “Selección Sudamericana x la muerte”.

Este poemario encierra una complejidad digna de revelar, una sinceridad en el uso del lenguaje que se destaca desde un comienzo; sencillo, accesible, legible y amigable. Da origen a una serie de versos que nos dan a entender que el autor comprende la complejidad que encierra la simpleza de lo cotidiano.

 

Dani Zelko, el autor
Daniel Zelko, el autor

El texto es un intenso reflejo de una forma de vivir, muy cercana al presente, a lo diario, lo que es común a todos por igual, el cual encierra maravillosas escenas que ocurren de cualquier modo y en cualquier lugar.

La búsqueda incesante de lo frecuente abre una ventana que nos permite ver aquellas pequeñas y grandes alegrías cotidianas. En esta línea llama la atención la animación de objetos, constituidos desde maravillosos escenarios que dan lugar a ensoñaciones dentro de entramados de emociones. Pareciera existir una expresión del apego a lo material, con el concreto, tangible, y así mismo la “humano” diario vivir.

“Cuidar las cosas no es soplarles el polvo

Las cosas no se conforman con caricias

Las cosas también quieren amar”

El mito de “La rebelión de los artefactos”, desarrollado como mural en un templo Moche, es una historia heredada a través de tradición oral, y cuenta que en épocas pasadas varias culturas tuvieron que sobrellevar un apagón de sol, y fue entonces cuando lo creado por el hombre, aquello inanimado, se humanizó y rebeló contra él. El dominio de los seres humanos había llegado a su fin y los seres surgidos de las entrañas de la humanidad reclamaban soberanía.

Da la impresión que en el acto de ligar versos existiera un refugio, un lugar desde dónde pararse para hablar, un lugar que evoca seguridad, una protección que parece otorgar lo habitual. Destacan conceptos como “extrañar el extrañar”, como si el acto de aferrarse dotara nuestros actos de una seguridad mayor a la hora de ser ejecutados.

Dani Zelko
Daniel Zelko

Conceptos como la libertad y el sentido se ven reflejadas en una conversación que entabla con Dios, dónde discuten cómo nombrar las cosas, cómo Dios marcó las cosas a través del nombre que les dio. La libertad asociada al acto de nombrar algo, como si con ese acto se le diera vida, razón y sentido a las cosas.

Libertad es una palabra definida por la Real Academia Española © en su primera acepción como:

Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

Esto evoca a la tradición religiosa egipcia y cristiana, en dónde dioses daban vida a los objetos a través del “Halito de vida”, convirtiendo lo inanimado en un “espíritu vivo” en el caso egipcio el Dios Enki y la Diosa Ninhursag hicieron a los seres humanos a partir de la arcilla, mito que también está narrado en la tradición cristiana a través del Dios Yahvé quién habría creado al hombre desde polvo del suelo dándole un “aliento de vida” (Baring A. Cashford J. 1991).

En este punto la libertad resulta valioso y cierto para la humanidad, entra en discusión la pregunta ¿Para qué sirve el arte? Y la respuesta que más convence pareciera ser aquella que señala que el arte no sirve para nada, ya que es precisamente en esa cualidad donde reside su mayor riqueza.

Porque al no tener un propósito, una utilidad, se vuelve libre y permite liberar a la humanidad en el acto de crear, de hacer arte, despojando por un instante a la humanidad de la necesidad de que todo lo que diga y haga tenga que tener un sentido, una razón, un propósito o un fin.

 “que el arte, como la vida,

no conduzca a ninguna parte

es la razón de nuestra libertad

la posibilidad de nuestra salvación”

 Jorge Gumier Maier

 


Selección sudamericana por la muerte
Dani Zelko
Editorial Juan Malasuerte
por pedido a dani_zelko@hotmail.com 
$150 pe argentinos
En librerías de Buenos Aires

 

Comenta con Facebook

More from Camila Escanilla