Editorial: Responsabilidad es sin erre

En Suda la Lengua nos gusta hacer promesas para luego no cumplirlas, porque si no, para qué prometerlas. Nos gusta crear leyes, y luego derogarlas, somos soberanos de nuestro propio modo. Hemos decidido dar batalla a nuestra inconsistencia y retomar la inútil tarea de escribir una editorial. Hoy no daré cifras, porque no nos gustan los números, nos gustan las palabras. Por ejemplo “dos”. Por ejemplo “sincero”. Por ejemplo “cero”. Hemos pasado por una época difícil, parte de lo indecible ha ocurrido, y este espacio no borrará las barreras de lo indecible. No se atrevan a insistir: nada puede borrar las fronteras de lo indecible [¿lo sabes?]. Lo importante es que estamos listos para volver a incumplir nuestros compromisos, y lo volveremos a hacer una y otra vez, pues así tenemos motivos para justificarnos. Aquí nadie se disculpa de nada, nadie es culpable, el anonimato lo impide, por eso hemos hecho de él, aquel, nuestro aquí – y ahora. Queremos llevar al extremo posible e imposible la máxima de la irresponsabilidad, arresponsabilidad, hemos decidido borrar esa palabra de nuestro vocabulario, pero tampoco como su ausencia, sino como su –. Desde ahora responsabilidad será otra cosa, será quizá el ruido que usemos para aludir aquello que no – será el ruido de lo que se ubica en la frontera de lo que sí – y de lo que ahora ya no más – justamente en la frontera – el ruido corto de la filigrana – lo que no rueda [de lo que rumia] no ronda [resta ni rasguña]. Por eso estamos aquí, pero no estamos, y no dejaremos de dejar de estar, entonces, lectores. En Suda la Lengua nos gusta justificarnos y en ello realizamos la mayor hipocresía, nuestra ausencia – apura masividad.

Comenta con Facebook

More from Suda La Lengua

Poesía Cubana: Tres poemas de Ketty Blanco Zaldivar

Ketty Blanco Zaldívar (Camagüey, Cuba, 1984). Licenciada en Estudios Socioculturales. Egresada del...
Read More