Eventos: Segunda Editorial de Suda la Lengua

Segunda Editorial de Suda la Lengua, 16 de agosto de 2015

Fuimos a ver a Adonis o Ali Ahmad Said, a la Chascona, miércoles 12 de agosto, 11 de la mañana, cuando aún llovía en Santiago. Los poetas del público fueron llegando oportunamente a la casa de Neruda. Pasado un primer momento de socialización, aparece el viejito con aire contento, un pañuelo rosado rodeándole el cuello y los extremos tendidos sobre su pecho. Lo acompañaba alta y distinguida, la traductora del francés al español. Se sientan frente al público ambos y en un afán conversador nos dicen que les hablemos acerca del evento y la poesía. El evento y la poesía, ¿será que el evento viene después de la poesía, será que es anterior y la poesía lo retuerce, será que son simultáneos y entonces decimos que la poesía acontece? Eso no lo dijo Adonis, pero nosotros los Sudarios lo vivenciamos así, y nos preguntamos si acaso Adonis quería hablar de filosofía, y tal vez no sería extraño si nos detenemos a pensar la relación entre filosofía y poesía, o más dramáticamente la relación entre el poeta y la filosofía, o entre la poesía y el filósofo. Porque la pregunta acerca del evento y la poesía, o el acontecimiento y la poesía no es propiamente una pregunta poética, aunque quizá no existen las preguntas poéticas, o por el contrario, la poesía es y solo es una misma pregunta, interpuesta en cada espacio que se adecua al desplazamiento poético: ¿significar o no significar? Porque cuando Hölderlin se preguntaba ¿para qué poetas en tiempos de penurias? ¿Estaba haciendo poesía? Y cuando Heidegger retomó la pregunta en el ensayo del mismo nombre ¿estaba haciendo filosofía o estaba haciendo poesía? ¿Serán preguntas vanas? Nosotros queríamos que Adonis nos hablara sobre la poesía, es decir más bien queríamos que nos hablara acerca del vivir poético. ¿Cómo es vivir siendo un poeta Sr. Adonis? Como si nosotros no lo supiéramos, no lo viviéramos todos los días, nosotros los que osamos escribir también a diario. Lo preguntábamos como si Adonis hubiera logrado saber la experiencia poética, solo por ser de renombre o seleccionado para postular a un canónico premio de la Literatura. Y Adonis, a quien habíamos puesto en el podio por mera comodidad, por no saber hacerlo de otro modo, en cambio se rebajaba a pelear, a forcejearnos una respuesta a una pregunta compleja, ¿cuál es la relación entre el evento y la poesía?. No, no, Sr. Adonis, si nosotros no queremos conversar con usted, queremos que usted no cuente cómo es vivir siendo un poeta, un verdadero poeta, de esos que tiene reconocimiento mundial. Idiotas, si eso ustedes ya lo saben, y la verdad es que es irrelevante, es mucho mejor que logremos pensar en conjunto este otro problema, y en el intercambio, en conjunto, hacer filosofía ¿o poesía?

Si la poesía acontece, la filosofía por cierto no ¿o sí? ¿O será que estas distinciones entre géneros y estilos son vanas? Porque no tenemos sino formas del lenguaje moviéndose en direcciones distintas, diferentes coreografías bailadas por palabras. Podría no haber diferencia, podría ser todo un mismo ejercicio del espíritu intentando existir.

A quién algo sepa, lo retamos a contestar la pregunta por el evento y la poesía.

Imagen: Collage autoría de Adonis, 1998.

Comenta con Facebook

More from Suda La Lengua

Entrevista con el poeta chileno Cesar Rey

Conocí a Cesar Rey en la facultad de Derecho de la Universidad...
Read More