Primer destino: Mendoza

La primer parada del viaje se dio a raíz de unas fechas para participar en un ciclo de solistas que conocí un año atrás en Buenos Aires. Mi plan inicial era llevar el ciclo a Chile e invitar a solistas mendocinas a viajar ya que la búsqueda de la primer fecha era en Santiago de Chile, ahí al lado. Al final se dio la posibilidad de tocar en Mendoza, y me pareció buenísima la oportunidad para conocer una provincia desconocida para mi. De ultima, mientras se organizaba lo de Chile.

Luz Casares
Solitas no tan solas

Las chicas consiguieron tres fechas seguidas. Las participantes íbamos a ser tres solistas Cristi, Ceci y yo. Cada una con un estilo muy diferente y complementario a la vez, para la edición número 39 del ciclo. Llegue a la ciudad de Mendoza un 15 de mayo. Tocaba ese mismo día. Nunca había tocado tantas fechas juntas en mi vida.
Increíblemente entre la primer y la última de esas fechas me reencontré con dos amigos de la música. El primer día que llegue, me vino a ver José. Un amigo que conocí en mi último verano en Comodoro. El fue la persona que me incentivo a tocar en la calle por primera vez. Y quien me acompaño en las primeras fechas del año. Estudiante de guitarra clásica, vivía en Mendoza desde hacía unos años y habíamos quedado en cruzarnos por esta ciudad andina.
También se me dio la oportunidad de reencontrarme con Fede un amigo bandoneonista con el que tocábamos durante mis épocas de estudio en La Plata. El, músico y geólogo. Dice que era mi fan y lo siguió siendo durante los 7 años que no nos vimos, guardando grabaciones viejas de canciones que ni me acordaba e incluso unas canciones manuscritas con mi letra en una hoja ya amarillenta. Un reencuentro mágico. Lo invite a tocar en la última fecha del ciclo y fue como si no hubiese pasado el tiempo, en un ensayo de unas horas antes de la presentación nos entendimos perfectamente. Después lo invite a una fecha para un ciclo que cree especialmente para ese acontecimiento tan importante de la historia de la amistad musical: sonidos del viento cósmico.
Hacía siete años que no nos veíamos.
Las primeras personas que conocí fueron las dos solistas mendocinas, Ceci y Cristi. Me alojaron y me recibieron como si fuera una invitada especial. Me hicieron sentir como en casa. Mi primer “hogar efímero” fue la casa de Ceci, una chica muy generosa que da todo por ayudar a otros músicos a brillar. Me consiguió una fecha y una entrevista en la radio y me ofreció hasta su pieza para dormir. Un ser increíble.
El segundo hogar efímero fue lo de Cristi. Ella es folklorista. Tiene el don de la comunicación, con sus cantos cósmicos que te llegan al alma. Paralelamente a la música es artista plástica. Creadora de una serie de pinturas y esculturas de vírgenes-conchas. En la ciudad conservadora despertaron violencia y odio en la gente que tiene miedo de ofender a la iglesia, por eso ofendían a una artista plástica rompiéndole sus obras.
El tercer hogar efímero fue la casa de Mario. Camarógrafo y cineasta encargado de registrar una de las fechas junto a las solistas.
Mucho en común. Alimentación vegetariana, yoga, música y creencias en la energía. Resonábamos con la vida sana y eso me ayudó mucho en los primeros días de viaje donde mi cuerpo intentaba adaptarse con dificultad a los cambios. Su casa queda a dos cuadras de la feria de alimentos orgánicos, que se hace todos los sábados al aire libre.
Entre las personas copadas que conocí están Eli y Yami. Eli tiene un perfil cargado en un sistema de viajeros que alojan viajeros. El plan era juntarnos un domingo a tomar mates. Baje del tranvía que me dejo en Godoy Cruz y desde que la salude en la estación, tuvimos una charla ininterrumpida hasta después de la cena a la que se acoplaron mas tarde su novio, German y Yami su amiga de toda la vida. Yami es un ser luminoso, que viene de una historia jodida. La conocí ese día y toco unas canciones propias en la guitarra. Su sensibilidad me conmovió. La invite al ciclo de Solistas que estábamos organizando para el fin de semana siguiente. Ella acepto. Y desde ese dia que estuvimos muy unidas. Y esta fue la oportunidad para que empiece a desarrollar el talento increíble que tenia oculto.

Mendoza?

Solistas No tan Solas

Escucha a Luz Casares

Comenta con Facebook

Written By
More from Luz Casares

Mini gira cuyana y un viaje mormón.

Luz del viento: VIAJERA  San Luis Uno de mis planes era registrar...
Read More