Resabio de Nada

Se me desvencijaron los aparatos multiformes del invento amoroso

Quise lijarle la piel con picorocos

Que se deshicieran sus escamas

Que dejara de camuflarse en las piedras

En las algas o entre los erizos

Aflojé un poco la cuerda

Para que respirara un instante

Cuando volvía

Traía casi siempre cochayuyos entre las piernas

Y sabía que el cochayuyo me daba náuseas

Hasta arquear el torso

Eliminar el asco por todos los orificios posibles

Mientras tanto leíamos

Mi lectura era vaga y difusa

Sin líneas direccionales

Como todo, mamá

Como todas mis apuestas indireccionadas

No sé apostar

No sé planear

Mi cerebro nunca aprendió a pensar

Sólo lanzamientos abismales sin objetivo determinado

Y no sé si el color era minero tipo 4 o tipo 11

O en realidad grafito 8B

Pero no

El gris no le venía demasiado

A menos de que fuesen la piedras que acarreaban las olas

Y le golpeaban la espalda negra y torcida

Como los parrilleros que tuercen la columna

Porque no se pueden las grasas deformes

Las guatas colgantes

Las ubres flácidas

Nos convertimos en ratones

Para acostumbrarnos a las trampas

A los quesos punzantes

A las longanizas rellenas de estiércol

O gotarios de cianuro.

Cuando decidí avanzar

Había manadas de rinocerontes sin piel

Como esos gatos feos y caros

De no sé qué raza

Que no sé por qué

Le gustan tanto a la gente que tiene mucho dinero

A veces famosa

Si yo fuera famosa

Tendría quizás animales arrugados en los bolsillos (perdón, en la cartera)

Pero escogí la vida de las pulgas de mar

Entre el agua y la tierra

Sin necesidad de decisiones innecesarias

Porque además los huesos de los amigos muertos

Y otros residuos humanos deshidratados

O híperhidratados

Son consumidos por larvas hambrientas

Y algunas noches se me metieron en las orejas

Haciéndome polvo con sus revelaciones silenciosas.

Las leches del mundo se vuelven ignorantes

O sabias y transparentes

Ingenua dispersión de óvulos desorientados

Lechecitas calmas

Me hacen dormir

Liviana de sueños

Sin extraterrestres ni abandonos

O encuentros fortuitamente desafortunados

Santos sanes panes amasados

Tibiecitas migas gordas

Animita aislada de carretera sin concesión

Oh, conviértenos en vacas salvajes

No permitas la identificación pueril con personajes ficticios

O reales ficcionados

Me   a – a – a – perplejan tantas coincidencias

Literarias verdaderas

Y literarias pedantes

(prueba de cámara 4)

(corte de la escena en el desenlace)

-me embutí como pude

Los pudores de los nuevos troncos muertos-

No-deber-haber-deber-querido-deber-hacerse el muerto

Pero igual lo hice

Ocultando la cola erizada

No entre las piernas, dentro de la médula espinal

Trampa 2: la consumió toda

Como si fuese leche materna

Alimento de vida o muerte

Tuve tubos tiernos y vírgenes dentro de la garganta

Mientras no me funcionaba el órgano por sí solo

Mientras el instrumentista fallaba unos acordes necesarios

Y con eso me desabasteció el cuerpo

Me tuve que quedar quietecita con los tubos

Trampa 3: acumulación de quietudes

Escasez de movimientos voluntarios

Perdóname padre

Perdóname madre

Perdón por el    a    m    e

El der(r)-ame

Innecesario

Incoherente

(co)herencia de enfermedades raras o inventadas

A veces inexistentes

Colección de aneurismas en la aorta

Disección de la aorta

En vano

Vanidades nuevas

Debieron dispersarse los inmaculados aneurismas

Pero insistentes, obscenos globos hinchados de sangre

Ejercían presión colectiva

Como si no bastara con los ismos

Se mantenían abiertos

De piernas abiertas

Al revés de las gallinas degolladas

Tercos los pollos

Se acercan a la insensatez más cabría

Hasta me transformaban  algunas veces en cabra

En carnívoro animal despiadado

Tal vez

Pero protegí mis infinitas aortas malformadas

De los linces sedientos

Sedientos no sangrientos de sangres sedosas

Sin trombos inmóviles

Un poco tibia

La mía lamentablemente hervía

Cual cría vulnerable y torpe

Escondida o abandonada entre los arbustos

En las plazas

En los tachos de basura

En los paraderos quemados

Por suerte todo es ficción

Comenta con Facebook

More from Francisca Brunet Bayón

recuento mediocre

barajar las posibilidades para acabar bajando sin ropa del colectivo. eso pasa...
Read More