Hacia una crítica de clase, contra el modelo de salud mental