Bacínicas Hienas

 

Voy a escribir un poema que contenga

La sabiduría que se desprende de los cielos

De los vientos y las nubes

El horror del pan y la triste alegría del que vaga

Por todos lados. Pero se me hace imposible ser honesto

Como si un pie pestilente pusiera tropiezo al flujo

Existente entre un yo  y las palabras

Entre “El monstruo” y el lánguido influjo de la paz

Para que desaparezcan las imágenes

Y solo ocurran fenómenos ocasiones

Cortos espacios vivientes que determinan

El ritmo del tiempo verbal

O el despliegue, el nacimiento asesino

Del fracaso.

Y no sabemos qué poesía habrá que escribir hoy

Ergo, estamos absolutamente perdidos y tildados

Envueltos en adjetivos no muy auspiciosos

-además de aborrecer ciertos movimientos que son solo una copia vanidosa

De otros movimientos del pasado, ejercidos por poetacobardes-

Y de sombras como una pérdida

Continua de la identidad que, sin embargo, se mantiene

Al fondo luchando, ardiendo secamente

Como una fogata furiosa antes de la lluvia.

Así es, el tiempo pasa, y el abismo se hace gigante

Todo lo que nos rodea es puro ruido

Que abre las fauces para tragarse de un bocado

La esperanza toda, toda la esperanza

Que, como aquella fogata, siguiendo el impulso vital que todo lo persigue

Resiste hasta que se cierran los ojos

Duerme o muere o llora o todas a la vez.

Entonces nubes, humedad y niebla.

Poco queda del prepotente abrazo

No hay moral, pero si un poco de alegría

Aquello que era demasiado evidente para evitar

Se desborda y desaparece

La aventura se adentra en la selva y se pierde

Inexistencia de figuras líricas o literarias

Ausencia de metáforas sobre la gran ciudad –La puta de babilonia-

Leer el diario, caer en él

Leer de política y de la no constitución mundial

Todo es casi pura astucia

El arcoiris, una excepción

Aburrimiento de la fiesta y la cerveza la mariguana ya no produce efecto alguno

Muere un ser y no aparece otro, no aparece nada

-pudrición y tranquilidad-

            Grandes espacios de ocio mal utilizados

                                   Tiempo perdido descansando del descanso

Notas musicales y acordes rebeldes –La rebeldía- entre comas y comillas –y comidas-

            Cocodrilos que se transforman

Y un nudo que va desatándose

                                   Habría que predicar con alguna lógica

                        Y pretender por sobre todo la inteligencia concreta

Y no la aparente o la apariencia –No hay que vestirse mal, no hay que vestirse bien-

Triunfar y dejar de vivir de la satisfacción (facción) (ficción) pequeña de las vanidades

La satisfacción del orgasmo y el vino

O todas esas juntas.

            Una verga se erecta unas diez veces al día

Para ser lamida o acariciada

                        O recubierta de la humedad vaginal

                        -poesía homosexual hecha por homosexuales-

            Portentosas mujeres y tristes

                        Y la comparación es inevitable

            Mujeres que se casan y tienen hijos

                        Mujeres que van a hacer posgrados a Europa a EE.UU.

            Y la comparación es inevitable

                        Uno: corren hacia diferentes lugares

                        Dos: Todas escapan de lo mismo

                        Tres: Y ya no queda demasiado tiempo para ser altruista

            BONUS TRACK: solo sabemos lo que sentimos.

            -un dolor en la mano escribiente aparece-

Absurda la pretensión de desnudez

Cuando el tiempo avanza solo para jugar a las escondidas

Y ya no quedan demasiadas ganas de conversar con el viento o con los árboles

Con el mar

Hay necesidad de soledad

            Una austeridad agonizante

                        Frugalidad lenta y santa, monacal

            Salir del abismo

            Pero no para estar en neutro

            Dejar de avisar por la angustia

            De las cosas que no han sido hechas

Mirarse oprimido sentado tan lejos de los callejones

            Tan lejos del reírse de todos y burlarse de la falsa humanidad

            Puro ruido. Ambición de estar en casa, sentado

Y buenas noches y acostarse

            Ni allá, ni acá

                        como todo lo que es real

                   La felicidad habita dentro del hombre.

            Sin embargo, no es sufrimiento

            No obstante, el silencio de las “cosas” es horripilante

Una tortuga hambrienta

            Un lobo

            Un cisne follando con un lobo aullando antes de morir.

Todo debiera tener una sustancia más evidente

            -O menos corrosiva, más amable, menos lamentable-

            La verdadera sabiduria es aquella que a sí misma se predica en principio

Como ignorante, la absoluta imposibilidad de conocer

            Para inmediatamente después ponerse a crear con locura

            Sistemas pasionales-predictivos como consuelo ante el desastre inminente

                        De la muerte, el caos o la locura

            Hay que defenderse de alguna manera

                        (Del Nazareno se burlaron porque no se defendió)

Conclusión: una buena inteligencia es humilde, pero no saber renunciar

            Y en la búsqueda de autojustificación navega hacia la astucia y en el reconocimiento de su pequeñez se embriaga de poder y de violencia

            Y en el hastío de esa soledad busca la alegría y la comunión

                        Y así vuelve a existir Dios después de haberlo matado

Dios vuelve a nacer de la añoranza, No queda nada, tampoco revolución

            Así humanos todos, la vida pasa, magnética y rodeada nada hay todo está

La inminencia del tejido social frente a la nave que apenas abre las moléculas produciendo sonido. Un ruido, otro ruido más.

            Sube a la mesa y síllate en la sienta. Pero no te pierdas, buen muchacho.

Todo lo útil opera porque alguien cree en ello, y cree en ello solo porque eso le basta para producir su propio bien (el egoísmo es el sensato principio de la vida) y a veces, sobre todo, no queda tiempo para ser altruista.

            Y la pureza termina por hastiar.

            Mirarás al otro y reconocerás claramente su ambición, su envidia, sus sentimientos más bajos, y reconocerás con tristeza que esas emociones te pertenecen tambien

            Y ese conocimiento permitirá que el sentido común ejerza su magia en tu lengua

            Dirás las palabras correctas y la alianza se producirá.

Así, se requiere que cada paso sea un dinosaurio, cada palabra

Una vena que gotea, un impulso violento, la rabia total que dicta, el encadenamiento lógico que convence (vence), compra y obliga –olvida el propio yo- un convencimiento

            Que inutiliza toda razón comunicativa

            La praxis siempre es unilateral pero múltiple

                        Opera por fe y por azar

            El poderoso tiene que por fuerza creer en si mismo

                        La soberbia que no puede permitirse el filósofo

            Entonces, tristeza del poeta sin poder, por una parte

                        Angustia del vagabundo desterrado de su propio viaje, de la otra

                                   Platón deja al Poeta sin Estado

                        Nadie hará aparecer ante nadie la suculenta religiosidad del poder

                                   La autocomplacencia que significa el orden

                        El sobajeo sexual que requiere el político por debajo

                        Masajea su ego todas las noches antes de dormir

                        Cuenta con sus dedos las palabras que dijo bien

                        Los espejos repiten y su figura se agranda

            Solo espejos.

                                   Sacrifiquen al que apunta, nadie quiere saber la verdad sobre si mismo.

                        Ya no hay tiempo para vagar, la luna cuando se conmueve se esconde.

            Y la luz plateada se repite en la conciencia

Como la memoria de los lugares visitados, memoria y borrones, inventos ficciones

            O la alegría de los asados del pasado

            Solo quedan mujeres rodeando como un torbellino

La luna se ha escondido. Si, este silencio es lo que queda.

    Para que si solo se quejan los cobardes

                        Un hombre, un hombre se levanta temprano

            Elonga, hace ejercicios, toma desayuno

            (Pan, huevos, tomate, toma té)

Nada. Día a día las emociones van de aquí para allá

            Sin encontrar Un objeto fijo al que dedicarse

            Y la dispersión

Política, estudio, trabajo, miseria, pobreza, beneficios, cumbia, alcohol,

Ropa, mujeres, hombres, amistad, belleza…

            La luna se ha escondido.

Si, este silencio es lo único que nos queda.

 

Noviembre de 2010

Comenta con Facebook

More from Daniclates

Adelanto: Pantanos de Antimateria

Decir que todo comenzó con ella es faltar a la verdad. Pero,...
Read More